Lorente Arquitectos + Ingenieros

Iglesia de Manchones (Zaragoza) 2011

La iglesia Parroquial de Manchones, dedicada a la Conversión de San Pablo, es un templo mudéjar tardío siguiendo el modelo de los edificios de tal influencia de Zaragoza, edificado a finales del siglo XVI. Es un edificio de grandes proporciones construido a base de sillarejo y tapial con filas y columnas de ladrillo.

Cuenta con una cruz latina inscrita en un rectángulo, completado con naves laterales más bajas, a modo de capillas. Los tramos, la cabecera y el crucero se cubren con bóveda de cañón con lunetos. El espacio central (de planta rectangular) se cubre con una bóveda octogonal de envolvente elíptica apoyada sobre pechinas. El acceso tiene lugar a través de un pórtico con cubierta plana localizado al sur. Encontramos muros de tapial con ladrillos en machones, en las aristas y en el cimborrio.

Destaca su esbelto campanario, ejemplo de pervivencia mudéjar en los tiempos modernos. Situada a los pies en el lado de la epístola, la torre consta de 3 cuerpos:

Presenta un primer cuerpo de piedra de planta cuadrada que se eleva hasta la altura de la nave central. Este cuerpo se remata en una volada y amplia cornisa bajo la que corre una ancha banda de esquinillas al tresbolillo.

Se levanta en un segundo cuerpo de ladrillo de planta inferior al anterior. Este cuerpo se abre un vano de arco de medio punto en cada uno de sus lados para contener las campanas encima de un paño de esquinillas al tresbolillo. Destaca a su vez por los detalles de rombos en relieve. Se remata de manera similar al cuerpo anterior.

El cuerpo superior, de ladrillo, cuenta con su característica forma octogonal con vanos de medio punto entre pilastras. En el friso se alternan rombos en relieve con rehundidos en forma romboidal rellenos de esquinillas. Se remata el tercer cuerpo con un friso de esquinillas bajo la cornisa sobre la que se levanta un pequeño cuerpo octogonal, también con pilastras en las esquinas y un óculo en cada lado, que sustenta un chapitel de cerámica vidriada de vistosos colores dispuesta en escamas de pez.

En la intervención realizada se acondicionó completamente el interior de la iglesia, con iluminación, enlucidos, alicatados, pintura, etc., siempre manteniendo en la medida de los posible, materiales y tipologías existentes.