Lorente Arquitectos + Ingenieros

Muralla de Daroca (Zaragoza) 2007

Las murallas de Daroca son el elemento que mejor define a la ciudad desde el punto de vista de la monumentalidad. Su origen se remonta a la época califal, siglo IX, llegando a su culminación con la construcción del castillo Mayor en el siglo XI. Tras la reconquista, y con el rápido aumento de la población de Daroca se realizó la ampliación del recinto a lo largo de los siglos XIV y XV. Se realizaron posteriores reformas en el siglo XVI y XVIII en las diferentes puertas. Finalmente se procedió a su abandono durante el siglo XX tras un gran deterioro en el siglo XIX.

Estas se disponen a lo largo de casi 4 km., con un trazado poligonal irregular, adaptado a la topografía y disponiendo en ella 114 torreones. Cuentan con un tramo urbano, y otro que discurre por monte y zona rústica.

Entre algunos de los puntos clave a destacar son : Puerta Baja, Puerta del Arrabal, Muro de los Tres Guitarros, Castillo de San Cristóbal, Torre del Jaque, Torre de la Sisa, Torre de los Huevos, Puerta Alta.

En la mayor parte del trazado han sido construidas en tapial, estando en algunos tramos reforzadas con ladrillo.

La torre de la Sisa se localiza junto a la antigua puerta de entrada a Barrio Nuevo y tiene planta pentagonal.

Junto a la puerta Alta se encuentra la torre de los Huevos, de planta pentagonal, presentando su parte angulada al exterior donde se conservan las ménsulas para tres buhardas, está construida con piedra sillar.

En este torreón se instaló uno de los observatorios meteorológicos más antiguos de Aragón, que empezó a funcionar en 1890.

Con nuestra restauración del tramo existente entre la Torre de la Sisa y la Torre de los Huevos, hemos recuperado un elemento fundamental del pasado histórico de esta localidad, siguiendo las técnicas tradicionales,  el tapial y el mortero de cal, empleadas en este tipo de construcciones.